sábado, 9 de agosto de 2014

Marcas y recuerdos.


Hoy, aprovechando que estoy en la ciudad donde nací, tuve la oportunidad de ir al sector donde viví desde que llegué al mundo hasta que era adolescente, era un hermoso sector, no vivía tanta gente, , estábamos cerca de la playa, en la calle de mi casa había un cementerio (que aún está), una planta bencinera (que hoy es sitio baldío), una empresa donde dejaban basura (ahora es una pampa llena de árboles), varias florerías, una empresa de transporte de carga (actualmente es una casa vacía), una casa con un sitio muy grande, donde íbamos a sacar manzanas (actualmente hay unos grandes departamentos), una pampa con varios pinos, un pantano, un árbol donde pasábamos horas conversando. Me encontré con unos vecinos, que se alegraron mucho en verme, y también vi a uno de sus hijos, con el que siempre nos juntábamos. Fue un grato momento, saber un poco de ellos, de sus familias, un poco triste también saber de los vecinos que han fallecido en el último tiempo, habían varios ancianos en ese sector, pero es parte de la vida; fue fabuloso también recordar que en ese lugar jugué, compartí con amigos (en ese lugar éramos como diez niños, pero siempre nos juntábamos seis), estudié, aprendí a andar en bicicleta, entre muchas otras cosas, una de las cosas más fantásticas fue ver el sitio donde vivía, eran dos casas, la de mis papás y la de mi abuelita, ahora solo está la de ella, pero actualmente viven otras personas, ya que ese sitio se vendió y mi abuelita falleció hace varios años atrás.
Al regresar a casa de papá, después de esa visita, me dio alegría y nostalgia estar ahí y recordar, fueron lindos tiempos, lo guardo en mi corazón. Me detuve un momento a pensar en lo que ese sector marcó en mi vida, de esas personas con las que compartí muchas veces, pero también meditaba en las marcas que dejé, y me preocupé un poco, del grupo de amigos, siempre jugábamos, andábamos en bicicleta, pero también hacíamos cosas indebidas, quizás algunas típicas travesuras de niños, pero otras que eran un poco más extremas que simples juegos, del grupo de vecinos era uno de los mayores, y quizás muchas veces no fui buena influencia para ellos, tal vez hay cosas que no se pueden remediar, aunque también hay cosas hermosas que se guardan en el corazón como un gran tesoro.
Tuve la oportunidad de ser de edificación y bendición para otros, y estuvo en mí aprovecharla o no. Pido a Dios, que haya sido una persona que marcó de forma positiva a las personas que conocí en mi pasado, aunque sé que no, en algunas ocasiones; pido perdón a Dios por eso, pero estoy seguro que Dios da nuevas oportunidades, en mi caso, quizás no lo será con estas personas, porque ya no las veo, pero día a día puedo ser de ayuda, una buena influencia para las demás personas.

¿Tú, has dejado marcas en otros?, ¿cómo han sido esas marcas?
Espero que ambos, podamos ser recordados de buena manera frente a otros, pero no por nuestros logros, si no por reflejar a Dios, en todo momento y lugar, no solo en la iglesia. Más que eso, pido a Dios, que podamos dejar marcas, que duren para la eternidad y sean de bendición.

Recuerdo los textos de 1 Timoteo 3:7, 1 Pedro 2:5 y 12
"También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo."
"Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."
"Manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras."

Dios nos guíe querido lector.

2 comentarios:

  1. Gracias Jorge por tu reflexión me ayudo mucho... bendiciones

    ResponderEliminar